Remedios caseros para la tos nocturna

Todos pasamos por el mismo proceso, empiezas con una sensación molesta de cosquilleo en la parte de detrás de tu garganta.

Antes de que te des cuenta, la tensión en la zona aumenta dando paso a la tos seca justo cuando estás intentando quedarte dormido o despertándote en medio de la noche. Hay pocas cosas más molestas e incómodas que la tos por la noche.

Todo el mundo tiene tos de vez en cuando. La tos tiene un propósito útil y es que es el mecanismo por el que el cuerpo libera a las vías respiratorias y a los pulmones de los pesados agentes irritantes como la contaminación, los microbios o los propios mocos.

También les ayuda a eliminar gérmenes y así poder prevenir infecciones.

La tos es completamente normal, pero una tos persistente puede revelar problemas de salud.

En concreto, hay dos tipos de tos que hay que atender: la tos aguda, que es persistente pero dura menos de 3 semanas y la tos crónica, que dura más de 8 semanas ( 4 en niños ) y puede estar causada por cualquier cosa, desde alergias hasta bronquitis.

Los mejores remedios caseros para la tos nocturna

Pero cuando la tos sobreviene cuando te acuestas, puede interrumpir el sueño e impedir que una persona descanse bien durante la noche.

Aparte de buscar tratamiento médico, hay muchos remedios caseros que valen la pena hacer para eliminar la tos por la noche.

A continuación, te damos una lista de consejos que pueden ayudarte a reducir o aliviar la tos nocturna.

Usar un humidificador como remedio casero para la tos seca nocturna

Ayuda a romper la tos seca añadiendo un poco de humedad en tu habitación. El aire seco irrita la garganta y las vías respiratorias y hace empeorar la tos. El aire acondicionado y los ventiladores en  verano y la calefacción en invierno pueden hacer que el ambiente se seque.

Puedes tratar de usar un humidificador durante la noche para añadir humedad al aire del dormitorio. La neblina fría que produce el humidificador, mantiene húmedo el aire de la habitación haciendo que la garganta se calme. Agregar humedad por este método puede ayudar a prevenir la tos y aliviar la garganta.

No obstante, un exceso de humedad puede contribuir a la proliferación de moho. El moho es un alérgeno y causa aún más tos.

Se puede utilizar un aparato que se llama higrómetro para comprobar el nivel o cantidad de humedad en una estancia o habitación. El higrómetro normalmente se puede comprar aquí.

Un nivel óptimo de humedad sería del 50% aproximadamente en un dormitorio o en la estancia donde esté la persona con tos. Enchufa el humidificador y déjalo junto a tu cama justo antes de acostarte. Añade un aceite esencial para la tos al humidificador para aumentar la acción del vapor

Aquí te damos una lista de los humidificadores más vendidos disponibles para la compra online.

2 Eliminar o disminuir los agentes irritantes y los alérgenos

Cuando es sistema inmunológico reacciona de forma exagerada a un producto o sustancia inicialmente inofensivo, se produce la alergia. Los síntomas más comunes son la congestión, los estornudos y la tos.

En la alergia, los desencadenantes más comunes suelen ser la caspa de las mascotas, el polvo y el moho. También puedes tener tos debido a irritantes en el aire, como el perfume o los ambientadores domésticos.  Eliminar estos últimos de casa puede hacer maravillas con tu tos.

Para los alérgenos, la solución para disminuir la tos pasa por :

  • Pasar una aspiradora con filtro HEPA por el suelo y por las alfombras semanalmente para quitar el polvo.
  • Eliminar el polvo de las revistas, libros y objetos decorativos que tengamos en la habitación.
  • Usar fundas para las almohadas, los colchones y los edredones que sean antialérgicos y ayuden a prevenir o reducir los ácaros del polvo.
  • Lavar las sabanas y ropa de cama con agua bastante caliente como mínimo una vez por semana.

3 Gestiona tu reflujo gastroesofágico

El reflujo hace que parte del contenido de tu estomago como el ácido estomacal regrese al esófago y esto causa irritación de la garganta y a su vez tos, sobretodo al acostarse por la noche. Puedes reducir los síntomas con los siguientes cambios en tu estilo de vida :

  • Evita los alimentos que lo desencadenan : alimentos ácidos como el tomate, el café, o los alimentos fritos etc. Si no estás seguro de que alimentos empeoran tu reflujo, puedes llevar un diario de alimentos que te ayude a determinar cuáles son y así poder evitarlos al cenar.
  • No te acuestes hasta al menos 2 ½ después de comer
  • Dormir con la cabecera un poco levantada ayuda a evitar que los ácidos suban por tu esófago.

4 Miel

Es bueno beber una bebida caliente con miel que ayude a soltar el moco y a su vez alivie la garganta, reduciendo la irritación y la tos. Puedes mezclar 2 cucharaditas de miel a una infusión o a un té sin cafeína antes de acostarte.

NO se debe administrar miela niños menores de 1 año debido al riesgo potencial de intoxicación alimentaria por botulismo.

Aquí te dejamos con una variedad de miel disponible para comprar online

5 Té verde

Como en el punto anterior, aparte de los beneficios de tomar una bebida caliente, el té verde está repleto de antioxidantes que ayudan a disminuuir los síntomas de infección en la parte superior del aparato respiratorio. Además también ayuda a prevenir la gripe.

6 Elevar la cabeza

La tos a menudo empeora durante la noche porque la persona afectada está acostada. La mucosidad se amontona en la zona trasera de la garganta y causa tos.

Dormir o acostarse con la cabeza elevada puede reducir el goteo post-nasal y los síntomas del reflujo gástrico, los cuales causan tos por la noche.

Puedes usar unas cuantas almohadas en tu cama para elevar la cabecera o usando una cuña trasera. Un cambio en la posición al dormir puede permitir que el moco fluya deteniendo ese drenaje post-nasal y el moco que se acumula e irrita la garganta sin causar tos. Desafía la gravedad durmiendo con una pequeña inclinación y podrás mantener la tos nocturna a raya.

7 Preparar agua tibia y sal para hacer gárgaras antes de acostarte

El agua salada alivia el dolor y la garganta con irritación. Ayuda también a sacar el moco de la zona trasera de la garganta.

Antes de acostarte, mezcla una cucharadita de sal en 180 ml. aproximadamente de agua tibia y haz gárgaras unas cuantas veces. Recuerda no tragarte el agua con sal, debes escupirla después de hacer las gárgaras.

8 Limpiar la nariz con una solución salina

Un aerosol nasal o una tetera neti con agua tibia y sal disminuye la mucosidad y elimina los irritantes y alérgenos de la nariz. Con este remedio casero ayudas a sacar parte de la mucosidad estancada en la zona posterior de tu nariz y disminuyes el goteo post-nasal.

Puedes comprar la tetera neti y los aerosoles nasales online

8 Hidratación

Los líquidos ayudan a deshacerse del desagradable moco y a diluir las secreciones, a la vez que alivian la irritación de la garganta, lo que se traduce en una reducción de la tos nocturna, por lo que es indispensable mantenerse hidratado.

9 Oler eucalipto

Se dice que muchas hierbas ayudan a aliviar los resfriados y la gripe, pero la planta australiana de eucalipto se remonta a hace mucho tiempo como un remedio seguro para aliviar la congestión y la tos. Agrega unas gotas de aceite esencial puro de eucalipto a tu baño de vapor o a tu humidificador. O trate de frotar un ungüento que contenga eucalipto en su pecho. Se dice que el aceite ayuda a aflojar la flema.

10 Disfruta del cacao

Aparentemente, la teobromina, un ingrediente del chocolate, suprime la actividad del nervio vago involucrado en la tos. Además, la investigación muestra que el chocolate es casi un tercio más efectivo para parar la tos persistente que la codeína.

11 Come aceite de ajonjolí

Investigadores de la Universidad de Beirut mostraron que el aceite de ajonjolí en realidad redujo las sintomatologías de la tos más que un placebo, y fue más efectivo en los niños! Puedes cocinar con él o añadirlo a las salsas (como el hummus)!

12 Aceite esencial de menta

Un bálsamo con mentol frotado en el pecho o unas gotas de aceite esencial puro de menta en la almohada o en las sabanas ayuda a parar la tos y a aclarar las vías nasales.

13 Toma cúrcuma

Además de ser un gran aditivo para los platos, el polvo de cúrcuma es un gran remedio natural para la tos, especialmente para la tos seca. Mezclar una cucharadita de cúrcuma en una taza de leche y caliéntalo sobre la estufa durante un minuto. Bébelo mientras aún esté caliente.

TOS SECA NOCTURNA

La tos puede ser un inconveniente en el mejor de los casos, pero especialmente en la noche, cuando te mantiene despierto y molestas a los demás miembros de la familia también. Así que, con el fin de darte a ti y a los que te rodean un descanso bien necesitado, vamos a compartirte los mejores consejos para vencer la molesta tos seca de la noche.

Causas comunes de tos seca nocturna

La tos puede empeorar en la cama porque se acumula el moco en la parte posterior de la garganta cuando te acuestas y a medida que la cantidad de moco aumenta, se desencadena el inevitable reflejo de la tos. Hay una variedad de cosas que pueden llevar a una tos seca por la noche, aunque algunas son más comunes que otras.

Un virus

La tos es causada con mayor frecuencia por infecciones virales y en este caso suele ir acompañada de congestión nasal, dolores de cabeza y dolor de garganta. Para muchas de las personas, los signos de infección se alivian después de unos días, pero cuando se trata de tos seca, éstos pueden mantenerse mucho tiempo después de que todos los demás síntomas hayan desaparecido.

Una alergia al polen

Otra causa muy común de tos seca es el polen, pero esto se nota más cuando los recuentos de polen son altos. ¿Sabías que la fiebre del heno es la alergia más común en el mundo desarrollado? Desafortunadamente, muchos confunden los síntomas de la fiebre del heno con los del resfriado o la gripe, especialmente si nunca han sufrido de alergia antes, por lo tanto, si no estás seguro de tus síntomas, puede que valga la pena hacerse una prueba rápida para saber más.

Alergias al moho y al polvo

Quizás menos conocidas son las alergias a los ácaros del polvo y a las esporas de moho. Aunque no siempre es así, es más probable que estas cosas ocurran si tu, o alguien de tu familia, sufre de eccema o asma.

En colchones, alfombras y ropa de cama se pueden encontrar grandes concentraciones de ácaros del polvo porque éstos tienen un alto nivel de humedad, además de contener una abundante fuente de escamas de piel, que es su comida favorita. Por lo tanto, si eres propenso a las alergias, los ácaros del polvo podrían ser la razón de tu tos nocturna.

Reflujo gástrico

Este problema en particular se está reconociendo cada vez más como un origen común de tos seca nocturna. El reflujo ocurre cuando los contenidos ácidos en el estómago viajan hacia atrás y luego hacia arriba dentro del esófago. Si esto llega a la garganta, se produce irritación y puede provocar tos. A medida que te acuestas en tu cama, el estómago y la garganta llegarán al mismo nivel, haciendo más fácil que ocurra el reflujo.

Entonces, ¿qué puedes hacer con tu tos nocturna?

Una vez que hayas descubierto qué es lo que está causando tu tos seca por la noche (puede ser necesaria una visita a tu médico para obtener tener una opinión profesional), puede comenzar a tratar el problema.

1) Bebe miel y limón antes de acostarte

Una taza de agua caliente con una rodaja de limón y una cucharadita de miel a menudo puede ayudar a calmar la irritación en la garganta antes de ir a dormir. La miel pegajosa también puede dejar una capa protectora en la parte posterior de la garganta que debe evitar la tos durante toda la noche.

2) Dormir solo

Si te preocupa molestar a tu pareja con tu tos puedes empeorar el problema. Por lo tanto, para ayudarte a relajarte, y para asegurarte de que ambos durmáis bien, podría ser útil dormir solos. Ahora, no queremos decir que tengáis que hacer esto todo el tiempo, pero ¿por qué no probarlo una o dos veces y ver si notáis la diferencia?

3) Dormir con una almohada extra

Esto evitará que el moco se deposite en la zona de detrás de la garganta y, por lo tanto, si ésta es la causa de la tos seca por la noche, puedes ayudar a mejorar la situación. Sin embargo, si sufres de reflujo gástrico, esto también ayudará a prevenir la irritación por los ácidos en la parte de detrás de tu garganta.

4) Lava tu ropa de cama con más frecuencia

Si tienes alergias, esto te ayudará a reducir el nivel de ácaros del polvo con los que entras en contacto por la noche. Además, si tu colchón está más allá de su mejor nivel, uno nuevo reducirá aún más tu exposición a estas minúsculas criaturas.

 

5) Prepárate agua

Todos sabemos que un sorbo de agua ayuda a la tos seca, así que asegúrate de tener un vaso listo en tu mesita de noche. Además, si estás tomando un medicamento para la tos, asegúrate de tenerlo también a mano.

¿Busca sugerencias? Este spray para la tos es conveniente de usar y contiene barbasco y malvavisco para proporcionar un alivio efectivo y rápido de la tos con seca nocturna

6) Tomar Echinacea.

Ya que estamos en el tema de los remedios herbales, si tu tos seca nocturna es el resultado de una infección viral, entonces la equinácea podría ayudar. Puedes reducir la inflamación, así como los síntomas del sistema respiratorio.

7) Usar hierbas amargas

Esto te ayudará si sufres de reflujo gástrico, así como síntomas como indigestión y distensión. Las hierbas amargas son las mejores en forma de tintura y deben tomarse de 5 a 10 minutos antes de cada comida.

No lo olvides!

Si su tos no se resuelve a pesar de tus mejores intentos, busca ayuda de tu médico urgentemente. Es importante llegar a la causa de cualquier tos inexplicable.

TOS NOCTURNA EN NIÑOS

El clima frío puede ser esencialmente una de las principales causas de la tos y el resfriado entre los niños. Puede deberse a alergias a los alimentos, al polvo o a algunas afecciones de salud subyacentes como bronquitis, infección en la garganta o pulmones.

Una tos persistente puede mantener a los niños despiertos toda la noche. Como resultado, puede drenarlos y hacerlos sentir cansados durante el día.

 Y si los niños están despiertos, significa que mamá está despierta. Entre la administración de medicamentos para la tos, la toma de temperatura y la súplica a los pequeños para que se vuelvan a dormir, siempre es una escena bastante fea. Nadie sacrifica con gusto el sueño, y queremos enviar a todos de vuelta a la cama para que puedan descansar de su resfriado. Entonces, ¿cuáles son algunas de las alternativas a esas noches de insomnio cuando los niños tienen tos?

Una tos puede ser algo pequeño que se convierte en algo importante. Toser no sólo puede ser irritante, sino que también puede evitar que el niño duerma una noche de descanso justo cuando más lo necesita.

Hecha un vistazo estos remedios caseros para ayudar a calmar la tos nocturna de un niño para que tu pequeño pueda atrapar algunos momentos de descanso!

1 Beber agua

Mantenerse hidratado es siempre una buena idea. Pero cuando tu hijo tiene una tos causada por un goteo post-nasal o por un ambiente en seco en casa, beber es una gran idea. El agua disminuye los síntomas de la tos al adelgazar el moco y mantener húmedas las membranas mucosas. «Asegúrate de que tu hijo y tu familia beban mucho líquido este invierno, básicamente, cuanto más, mejor… y el agua es, con diferencia, la preferida. Si tu hijo sólo va a tomar zumo, añádele agua.

2 Vapor

Una ducha con vapor ayuda a reducir la tos nocturna en niños ( y también en adultos ). Puedes comenzar con una ducha caliente, cierra la puerta y deja que el baño se llene de vapor. Agrega un par de gotas de aceite esencial de eucalipto o de salvia al chorro de la ducha o al baño para calmar la tos.

Ya sea que se trate de una ducha con vapor o simplemente del vapor que sale de una taza de agua caliente, respirar aire húmedo y vaporoso puede ayudar a calmar y aliviar los síntomas que están causando la tos de tu hijo. El vapor ayuda a aflojar el moco y romper la congestión, que debería acortar la duración de la tos nocturna en tu niño.

3 Tomar infusiones

Beber infusiones calientes alivia la garganta. En las estanterías de las tiendas de comestibles hay infusiones formuladas para niños. «Los tés de hierbas calmantes o infusiones pueden ser un alivio rápido y fácil para la tos. La manzanilla y la menta son los clásicos favoritos. No tengas miedo de combinar la infusión con miel para un doble ataque a esa tos!. Recuerda que los niños menores de 1 año no pueden tomar miel.

4 Jengibre

El jengibre funciona como un expectorante y rompe el moco en la garganta de tu hijo para ayudarle a eliminar la tos. Para hacer la infusión, vierte agua hirviendo sobre un par de cucharadas de jengibre picado en una taza.

La propiedad antihistamínica del jengibre también ayuda a tratar la alergia, que es una de las causas más comunes de la tos. El zumo de jengibre triturado, cuando se mezcla con miel, alivia la inflamación de la garganta y cura la tos.

No des miel a menores de 1 año

5 Tomillo

El orégano y el tomillo pueden tener efectos similares (en términos de romper el moco), así que usa lo que te parezca más atractivo para tu hijo.

Puedes preparar una infusión de tomillo remojando 2 cucharaditas de hojas de tomillo trituradas en una taza de agua casi hirviendo durante 10 minutos y luego colar. La adición de miel y limón lo hará más amigable para los niños… y también añade un poder calmante adicional.

6 Limones

Un número sorprendente de niños no se desconciertan por la idea de chupar un limón. Si a tu hijo le gustan los limones, ¡irás un paso por delante! El zumo de limón ayuda a romper el moco que podría estar causando la tos nocturna en tu niño y calmar una garganta irritada. Exprimir un limón en el agua o infundirlo en la miel es una mejor opción, chupar un limón crudo aunque les guste, puede ser duro para los dientes de los niños.

7 Raíz de regaliz

No es el sabor dulce de los dulces de regaliz por el que los niños estarán emocionados. Estamos hablando de la raíz de regaliz, el verdadero sabor natural (se puede encontrar en aquí). Si tienes un niño al que le gusta el regaliz, vale la pena intentarlo.

8 Salino

Según un estudio de otorrinolaringología, la solución salina nasal mejora los síntomas del resfriado, como la tos, la congestión nasal y el dolor de garganta, y ayuda a evitar que tu hijo contraiga resfriados consecutivos. Lo más difícil es echar salino por la nariz de un niño, pero la batalla vale la pena en este caso.

9 Miel

Mientras que todos los remedios naturales mencionados anteriormente ayudan a calmar la tos nocturna en niños, el claro ganador es la miel. La miel es la mejor medicina natural para la tos. La miel tiene un sabor delicioso y hace maravillas para la tos. Los estudios muestran que la miel disminuye los síntomas de la tos y mejora la calidad del sueño en los niños enfermos.

Estas dosis están recomendadas en algunas zonas geográficas, consulta con la asociación nacional de pediatría para más información : Niños de 1 a 5 años: 1/2 cucharadita. Niños de 6 a 11 años: 1 cucharadita. Niños a partir de 12 años: 2 cucharaditas. Tómarlo según sea necesario. No le des miel a un niño menor de un año.

10. Aceite de eucalipto

Si tu hijo tiene menos de 2 años de edad, vierte unas gotas de aceite esencial de eucalipto en la almohada y en el edredón de tu hijo. Le abrirá las fosas nasales y le proporcionará alivio instantáneo. También puedes verter algunas gotas de aceite de eucalipto en la ropa de su hijo. Recuerda siempre que si st hijo es demasiado pequeño, no le masajees la garganta ni el pecho con el aceite.

11. Sopa caliente

Dale a tu hijo una sopa caliente de verduras o sopa de pollo y le aliviará la tos nocturna  y el dolor de garganta.

12. Leche de cúrcuma

La cúrcuma tiene propiedades antibacterianas. En un vaso de leche tibia, mezcle una cucharadita de cúrcuma y pídele a tu hijo que la beba. Es posible que los niños pequeños no puedan beber un vaso entero de leche de cúrcuma, así que comienza dándoles sólo unas pocas cucharadas de la mezcla inicialmente.

13. Mezcla de cúrcuma y miel

La cúrcuma tiene propiedades antibacterianas y la miel alivia la garganta, aliviando así la tos, especialmente la tos seca de los niños pequeños por la noche. Los remedios caseros como estos son fácilmente accesibles para todos ya que están hechos de lo esencial de la cocina.

14. Cabeza Elevada

En algunos casos, los niños tosen durante la noche porque el moco gotea hacia abajo desde la parte posterior de la nariz hasta la garganta causando esa persistente tos durante la noche. Por lo tanto, levantar la cabeza con pocas almohadas reducirá el goteo hacia abajo del moco causando menos tos por la noche.

15. Masaje

Calienta aceite de mostaza y añade un poco de ajo machacado. Deja que se enfríe. Masajea todo el cuerpo de tu hijo, especialmente la garganta, el pecho, la espalda, las palmas de las manos y debajo de los pies. El aceite de mostaza mantiene el cuerpo caliente y el ajo que tiene propiedades antimicrobianas puede prevenir las infecciones. Sin embargo, no ejerzas demasiada presión mientras masajeas el pecho y la espalda de tu bebé. Debe hacerse con cuidado.

16 Hacer gárgaras

En un vaso de agua tibia, disuelve un poco de sal. Haz que tu hijo haga gárgaras con eso. Hacer gárgaras con agua tibia con sal tres veces al día puede reducir la inflamación de la garganta, aliviando así el dolor de garganta. Incluso hacer gárgaras con agua tibia mezclada con sal y cúrcuma puede curar la infección de garganta porque la cúrcuma y la sal tienen propiedades antibacterianas.

Otra gran manera de prevenir la tos durante el invierno es colocar un humidificador en la habitación de tu hijo. Añadirá humedad al aire seco del invierno dentro de la habitación y evitará la tos. Recuerda limpiar el humidificador con frecuencia para que no se enmohezca en su interior.

La tos no es un problema grave. Sin embargo, nunca debe dejarse sin tratar. Probar remedios caseros para curar la tos nocturna en niños es algo común. Sin embargo, si la tos persiste incluso después de probar todos los remedios caseros, es aconsejable consultar a un médico.

Dejar comentario